Establece la UAM ejes de trabajo en la lucha contra la violencia de género

*La institución busca generar una cultura de empatía y de capacidad de escucha

La generación de un marco conceptual claro sustentado en investigaciones académicas y la sistematización de un proceso para atender a víctimas de violencia de género –bajo el concepto de tolerancia cero– son parte de las conclusiones del Primer Encuentro Inter UAM de lucha contra ese fenómeno, efectuado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
 
En el foro –alumnos, profesores y trabajadores administrativos de las cinco unidades académicas– vertieron propuestas encaminadas a establecer estrategias conjuntas para prevenir, atender y erradicar este mal.
 
En tres mesas temáticas de trabajo: Atención de casos, Difusión del tema y Capacitación del personal, organizadas en la Rectoría General de esta casa de estudios, se emitió una serie de recomendaciones para mejorar la atención a las víctimas y la elaboración de normatividades que permitan visibilizar y concientizar a la comunidad universitaria en torno a la problemática.
 
En la primera recalcaron que debido a la omisión de castigo a los responsables en casos de hostigamiento u acoso, así como el ataque sufrido por los acompañantes que también padecen hostilidad o agresión directas o en las redes, es indispensable generar un marco conceptual claro apoyado en las investigaciones académicas y los especialistas de la propia institución, como es el caso del Posgrado en Estudios de la Mujer de la Unidad Xochimilco de la UAM.
 
Por tratarse de un tipo de violencia multidiversa y multifactorial, que puede darse tanto entre los grupos de pares como por parte de autoridades, la institución debe utilizar todos los recursos a su alcance, con el objetivo de generar una cultura de empatía y de capacidad de escucha de calidad que pueda ejercerse, en primera instancia, por cualquier miembro de la comunidad.
 
También propusieron la creación de instancias de atención psicológica especializada, las cuales deberán existir dentro de los cuerpos colegiados y estar en contacto con los responsables, ya que debe ponerse atención especial a los maltratos que surgen en las coyunturas administrativas.
 
En la mesa de difusión, integrada principalmente por jóvenes, coincidieron en que el diseño de carteles, campañas y demás actividades culturales deben incrementarse y dirigirse de mejor manera de acuerdo con el público meta, por lo que llamaron a instaurar estrategias concretas que permitan involucrar a todos los miembros en un ejercicio cotidiano.
 
Estas acciones no deben quedar acotadas a prestar atención a los casos de violencia de género, sino extenderse a otros sectores vulnerados como los transexuales, en ese sentido, sugirieron la elaboración de agendas temáticas que ayuden a atender de manera integral lo que sucede en el espacio comunitario y poder diseñar tácticas más eficaces.
 
Además, recomendaron crear un directorio que contenga las rutas de canalización y atención sobre este ámbito en espacios cercanos a cada una de las sedes universitarias, colocar en los baños de mujeres material informativo, infografías que aporten datos sobre la violencia de género, propiciar comunidades de apoyo y conformar un observatorio en todas las unidades, así como una coordinación general que opere desde la Rectoría General.
 
En la mesa de capacitación hablaron de la urgente necesidad de elaborar un diagnóstico que mida el estado de la violencia, ya que hasta el momento no existen reportes sobre lo que sucede al respecto, lo que representa una desarticulación grave que obstaculiza la generación de una reflexión en colectivo.
 
Los participantes identificaron que si bien los integrantes de las áreas de vigilancia, servicios médicos o escolares deben ser los primeros en ser capacitados para atender a las víctimas, es fundamental preparar a todo el personal y a los alumnos, de modo que llamaron a destinar una parte del presupuesto para desarrollar cursos de manera presencial o virtual.
 
En general propusieron dejar de duplicar esfuerzos y recuperar las experiencias individuales de cada campus para que no queden como trabajos aislados, sólo así se podrá iniciar un proceso de socialización del conocimiento que pudiera tener como eje de encuentro un centro de documentación interinstitucional.
 
De igual forma acordaron la emisión de un documento que contenga un pronunciamiento conjunto en contra de la impunidad, con el fin de establecer una posición de tolerancia cero contra la violencia de género hacia trabajadores, alumnos y órganos personales.

 

Dirección de Comunicación Social